En muchas ocasiones nos cuesta abandonar el look serio o clásico pero quisiéramos darle a nuestro atuendo un toque de color. Una opción acertada es usar los pies para dar esa nota extravagante.

Por ejemplo, la idea de combinar un vestido negro a media pierna con un zapato de lunares blancos y negros.

El vestido, de Purificación García. Los zapatos, de Nine West:

Purificación García II

Nine West colores III

Una versión más arriesgada de este look es el siguiente: Vestido color coral de Roberto Verino con los mismos zapatos de antes en versión multicolor:

Roberto Verino I

Nine West colores II

Elegir unos zapatos de múltiples colores puede ser también una idea para la economía, ya que el mismo zapato nos abre multitud de combinaciones en cuanto a la ropa. Por ejemplo, al elegir los siguientes zapatos que hemos encontrado en Aldo: Aldo colores IAldo colores II

 

 

 

 

 

 

Son el mismo modelo en distintos colores, pero ambos se pueden combinar con , al menos, 5 colores distintos.